Salud 3.0: pacientes cada vez más involucrados en su salud

Los pacientes están adoptando cada vez  un papel más participativo en asuntos de salud. Toma de decisiones, consulta directa a otros profesionales de la salud o interacciones con otros pacientes con las mismas patologías son sólo algunos ejemplos de las acciones a las cuales los pacientes tienen acceso en la actualidad.

Además, cada vez aparecen nuevas aplicaciones móviles que permiten al paciente controlar su salud o desarrollo de enfermedades, como el seguimiento de la diabetes o de la insuficiencia cardíaca,  pero no sólo esto, sino que en muchas ocasiones estas aplicaciones pretenden conseguir un autodiagnóstico del paciente. Esto puede ser peligroso y perjudicial, o al menos lo será si se prescinde de la consulta al médico profesional ya sea vía TIC o de manera presencial.

El cardiólogo Eric Topo, director del Scripps Translational Science Institute en California  comenta las transformaciones en la Medicina con relación a las TICs y su uso por parte de los pacientes, como por ejemplo el hecho de que cada vez con más frecuencia reciba emails de pacientes que le envían resultados de monitorizaciones del ritmo cardíaco realizadas con un Smartphone para que los interprete

Estas aplicaciones pueden ser un arma de doble filo para el paciente. Por una parte serán beneficiosas si ayudan al paciente a tener un mejor conocimiento sobre su salud o patología, y mejorarán su comunicación con otros pacientes. El paciente tendrá un mejor control de su propia salud gracias a un seguimiento de mayor precisión. Además los costes de visitas al médico para realizar pruebas pueden reducirse al hacerse de manera interactiva, las monitorizaciones pueden ser más amenas y el paciente puede animarse a mandar los resultados a su médico especialista. Pruebas médicas comunes pueden realizarse desde casa, y se abre un amplio abanico de posibilidades de educar al gran público o a grupos de riesgo sobre cómo cuidar su salud o prevenir ciertas enfermedades a través de la difusión de información de calidad.

La parte negativa radica en que el autodiagnóstico es peligroso ya que puede caer en la desinformación, en el retraso de un diagnóstico de calidad o precoz, que afecte de manera seria el tratamiento en relación con el avance de la enfermedad

 

 

¿Cómo afectará esto a los profesionales de la salud en un futuro próximo?

 Sin duda los médicos deberán adaptarse  a una tendencia que está tan al alza. Y al parecer ya lo están haciendo.  Lo importante es que los profesionales sanitarios sepamos aprovechar el potencial de los dispositivos móviles de los pacientes para ayudarles a controlar su salud y encontrar el balance entre la confianza de los mismos y un diagnóstico y cuidado eficaz y de calidad.

 

Health20

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *