Los accidentes de tráfico: una epidemia evitable.

La OMS ha calculado que los accidentes de tráfico causaran más de dos millones de fallecimientos en 2030 en los países en desarrollo, alcanzando y pudiendo superar al sida como causa de muerte. Estos países cuentan con la mitad de vehículos, y aun así registran el 80% de las víctimas mortales por siniestros. Además, los siniestros suponen un gasto público que estos países a penas pueden sostener, llegando al 2% del PIB de los países desarrollados y el 8% de los demás.

Según Steve Lowson, de la ONG británica Programa de Calificación Internacional de las Carreteras (iRAP, en sus siglas en inglés) los principales problemas son variados. Los vehículos son muy viejos, las reparaciones se hacen con materiales poco fiables, la alta ocupación, las leyes de tráfico y el estado de las carreteras y la falta de educación vial son los principales responsables de tales cifras.

Según datos calculados de la revista especializada Ward’s en 2011 había en el mundo 1.000 millones de coches. Según el Banco Mundial, en 2010 —el último año con datos disponibles—, en los países en desarrollo había 121 coches por cada 1.000 habitantes, frente a los 620,5 por cada 1.000 habitantes de los países ricos.

El elevado número de muertes también puede achacarse a las estrategias de los productores de coches que ahorran aprovechando los menores estándares de seguridad de muchos país. En Estados donde no hay leyes que obligan a usar el cinturón de seguridad los coches se entregan sin ellos, como es el caso de México.

Este problema requiere una solución de acción conjunta de entre gobiernos, asociaciones de víctimas o conductores y las compañías productoras de coches. A escala global podrían evitarse muchas de estas muertes, reducir esos gastos y mejorar el Estado de las carreteras y vehículos en general, ya que la contaminación que provocan los coches más viejos tiene un impacto altamente negativo para la salud de los habitantes de las grandes ciudades del mundo.

 

Atasco rutinario en Pekín

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *