El efecto Coursera

La innovación y la tecnología, acompañado de la Red de redes, llevan años uniendo sus fuerzas para entrar con fuerza en un campo, la educación, crucial para el futuro de las sociedades. Su inmersión es ya una realidad; una innovación que está revolucionando los pilares de la educación desde Sócrates.

Hace un par de años, la inquietud de unos académicos de la Universidad de Stanford, Andrew Ng y Daphne Koller, desarrollaron una plataforma de educación virtual gratuita dedicada a la educación masiva y de calidad. Esta plataforma, denominada Massive Online Open Course, empezó a ofrecer cursos en inglés, pero su impacto fue tal, que actualmente ofrecen cursos en español, francés, chino o italiano entre otros. Coursera empezó a adentrarse en la mente de los estudiantes, su repercusión fue inmejorable y la calidad de sus cursos empezó a ser respaldada por diversas universidades de todo Estados Unidos. El primer modelo de negocio de educación virtual viable había nacido.

CourseraLa aparición de Coursera en el panorama de plataformas de educación virtual causó un gran revuelo en las instituciones académicas americanas. Khan Academy, organización educativa sin ánimo de lucro, había nacido cinco años atrás con la idea de proporcionar una educación de alta calidad para cualquier persona, en cualquier lugar del mundo.” Aparentemente la idea puede ser la misma, pero Coursera creció a una velocidad inimaginable, apartando a Khan Academy del panorama educativo virtual. Con el paso del tiempo, Cousera empezó a establecer nuevos convenios. Decenas de universidades americanas, preocupadas por el crecimiento de esta revolucionaria idea, empezaron a presentar otros cursos, más especializados e innovadoras para poder posicionarse en la mente de estudiantes.

Antes de ofreceros una visión algo más amplia sobre Coursera, debemos de buscar el punto de inflexión de esta revolución educativa, el momento en el que cambió todo. Este honor hay que atribuírselo a Khan Academy, institución mencionada anteriormente. Su creador, Salman Khan, con el afán de ayudar a su sobrina en la otra punta de Estados Unidos, empezó a grabarse vídeos para resolverla dudas. Su canal poco a poco empezó a crecer y el impacto de los vídeos en Youtube fue in crescendo. Al percibir la avalancha de peticiones, Salman Khan funda Khan Academy. Años más tarde, Khan Academy, terminó por asentarse como primera plataforma estable y gratuita de cursos online, hasta que Coursera apareció en escena.

ElearningTras varios meses trabajando en la idea, Andrew Ng y Daphne Koller, fundaron Coursera. El inicio del proyecto, octubre del 2011, se basaron en dos cursos que ofrecieron de manera gratuita y masiva, “Aprendizaje automático” e “Introducción a las bases de datos.” Su éxito fue espectacular y meses más tarde, a principios del 2012, tres nuevas universidades, Universidad de Michigan, Princeton y la Universidad de Pennsylvania, se unieron al proyecto. Este hecho, expandió la plataforma virtual; los alumnos se multiplicaban, los conocimientos se ampliaban y los cursos crecían por oleadas. Estos tres ingredientes, metidos en la batidora llamada “Redes Sociales” aplaudieron la iniciativa de educación virtual, gratuita, abierta y de calidad. Ahora era cuestión de tiempo que más universidades se uniesen a la ola Coursera, trayendo cursos y alumnos nuevos. El efecto Coursera había nacido.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *